Buenos Aires, 19 de noviembre.-Ante los recientes hechos ocurridos en la Cámara de Diputados de la Nación en relación con el tratamiento de la Ley de Presupuesto, Poder Ciudadano expresa su preocupación por el modo con el que se están dirimiendo los conflictos y las denuncias sobre supuestos hechos de corrupción. Por estos motivos, solicita a las señoras y a los señores legisladores que transformen esta situación tan claramente negativa para el prestigio de las instituciones, en una oportunidad para proponer  acuerdos que fortalezcan la transparencia del sistema democrático, a saber:
1-     Introducir  reformas en cuanto al tratamiento legislativo del presupuesto, que promuevan la creación de una Oficina Parlamentaria de Presupuesto, independiente y de excelencia técnica. Existen varios proyectos de ley presentados en este sentido,  sobre los que  se debería  generar una  sana discusión de modo de alcanzar el necesario consenso para su instauración.
2-      Registrar y hacer accesible al público todo proceso de negociación, transparentando las enmiendas al proyecto original para que los legisladores  avalen con su firma las correcciones que sugieren. La aprobación de la Ley de Acceso a la Información, que de hecho ya tiene media sanción, es un requisito básico para que la ciudadanía cuente con una herramienta que le abra una ventana a cada una de las cuestiones planteadas.
3-      Diseñar canales de control institucional de las transferencias de fondos de mayor discrecionalidad. Es necesario publicitar las decisiones con las que el Poder Ejecutivo puede impulsar, cancelar o reasignar obras públicas en las provincias que se manejan con diversas partidas del Tesoro Nacional. De este modo se asumirían las responsabilidades políticas que correspondan a los acuerdos. Por otro lado, y en el extremo, las capacidades institucionales del Congreso para controlar y evitar el manejo ilegal de fondos de inteligencia, para que no ocurran hechos como los de las “coimas en el Senado” del año 2000, no son hoy mejores que en aquel momento. Es imprescindible regular esta cuestión con urgencia.
4-     Aprobar una Ley de Presupuesto 2011, con un compromiso de los bloques partidarios de corregir las distorsiones en las estimaciones para el próximo ejercicio y el diseño de mecanismos de control y publicidad que reduzcan la arbitrariedad en el manejo de los fondos excedentes debidos a las mencionadas distorsiones.
5-     Rechazar de plano el inaceptable  uso de todo tipo de violencia  en la discusión parlamentaria, tanto verbal como física. Ante una situación como la ocurrida esta semana en la Comisión de Asuntos Constitucionales de la Cámara de Diputados, es necesario que se considere la aplicación de las facultades disciplinarias que la Constitución Nacional otorga a las cámaras legislativas.