15 de octubre de 2020 – Según el informe publicado por Transparencia Internacional, cada vez menos países exportadores están investigando y castigando activamente a las empresas que pagan sobornos en el extranjero.

Leer el informe

El informe “Exporting Corruption 2020: Evaluando el cumplimiento de la Convención para combatir el Cohecho de la OCDE”, muestra que la aplicación activa contra el soborno extranjero disminuyó significativamente desde 2018. Solo 4 de los 47 países, que representan el 16,5% de las exportaciones mundiales, aplicaron activamente la legislación contra el soborno extranjero, en comparación con 7 países y el 27% de las exportaciones mundiales en 2018.

Según el informe, los mayores países exportadores mundiales con los peores antecedentes son China, Japón, los Países Bajos, Corea del Sur, Hong Kong, Canadá, India y México.El dinero perdido por sobornos extranjeros desperdicia millones de dólares que de otro modo podrían destinarse a servicios que salvan vidas como la atención médica”, dijo Delia Ferreira Rubio, presidenta de Transparencia Internacional. “Demasiados gobiernos optan por hacer la vista gorda cuando sus empresas utilizan el soborno para ganar negocios en mercados extranjeros. Los países del G20 y otras economías importantes tienen la responsabilidad de hacer cumplir las reglas «.

China, el mayor exportador del mundo, no abrió una sola investigación sobre soborno extranjero entre 2016 y 2019, a pesar de que las empresas chinas aparecieron en múltiples escándalos e investigaciones de otros países.

Otros dos grandes países exportadores no pertenecientes a la OCDE, Hong Kong e India, no abrieron una sola investigación por soborno en el extranjero de 2016 a 2019. Singapur abrió sólo una investigación y concluyó un caso con sanciones durante los últimos cuatro años. EE. UU., Reino Unido, Suiza e Israel son los únicos países evaluados que continúan haciendo cumplir activamente las normas que penalizan el soborno extranjero.

Alemania, que es el tercer exportador más grande (con el 7,6 por ciento de las exportaciones mundiales) realizó menos investigaciones y cerró menos casos de  soborno en el  extranjero. De manera similar, Italia, uno de los 10 principales exportadores (2,6 por ciento), también disminuyó, al igual que Noruega. Por el contrario, Francia y España, que representan el 3,5% y el 2% de las exportaciones mundiales respectivamente, mejoraron su desempeño.

“A pesar de los grandes casos de corrupción que involucran a compañías como Airbus, Odebrecht y muchas otras, nuestra investigación muestra que muchos países apenas están investigando el soborno extranjero”, dijo Gillian Dell, asesora principal de Transparencia Internacional y autora principal del informe. “Desafortunadamente, es muy común que las empresas de los países ricos exporten corrupción a los países más pobres, lo que socava las instituciones y el desarrollo. Y ningún país es inmune «.

Recomendaciones

Transparencia Internacional hace un llamado a todos los países signatarios de la Convención para combatir el Cohecho de la OCDE, así como a los otros grandes países exportadores mundiales, a hacer más para hacer cumplir la ley contra el soborno extranjero, incluyendo:

  • Poner fin al secreto de los beneficiarios reales de empresas que actúa como una barrera para la investigación del soborno extranjero.
  • Hacer públicos los resultados de los casos para mostrar cómo se está manejando la corrupción internacional.
  • Dejar de tratar el cohecho en el extranjero como un delito sin víctimas e incorporar la compensación de las víctimas en el proceso de ejecución.
  • Fortalecer las leyes y los sistemas de aplicación para manejar casos complejos de corrupción internacional.
  • Explorar una mayor responsabilidad de las empresas matrices por las acciones de sus subsidiarias para ayudar a prevenir el soborno extranjero y el lavado de dinero relacionado.

Acerca del reporte

Desde 2005, la serie Exporting Corruption de Transparencia Internacional clasifica a los países en cuatro categorías de aplicación del soborno extranjero de acuerdo con la cantidad de investigaciones y casos que las autoridades abren y concluyen con sanciones durante un período de cuatro años. Se asignan diferentes ponderaciones según las etapas de ejecución y la importancia de los casos. La participación de los países en las exportaciones mundiales también influye en su ubicación.