Berlín, 12 de septiembre de 2018: la mayor parte de los países exportadores no castiga el pago de sobornos en el extranjero, según anuncia hoy Transparency International.

Transparency International presentó la edición 2018 de su informe Exportación de corrupción, en el que puntúa a los países según la eficacia de su lucha contra el soborno transnacional con arreglo a la Convención Anticohecho de la OCDE.

El informe denuncia que solo 11 de las 44 jurisdicciones evaluadas toman medidas de forma activa o moderada contra las empresas que pagan sobornos en el extranjero. Entre ellas están Alemania, Israel, Italia, Noruega, Suiza, Reino Unido y Estados Unidos (cumplimiento activo); y Australia, Brasil, Portugal y Suecia (cumplimiento moderado). Estos países representan en conjunto el 30,8 por ciento de las exportaciones mundiales.

Brasil e Israel mejoraron de forma considerable sus puntuaciones desde 2015 cuando obtuvieron escaso o nulo cumplimiento. Cuatro países, que acumulan el 6,7% de las exportaciones mundiales, empeoraron su cumplimiento (Austria, Canadá, Finlandia y Corea del Sur) con respecto a 2015. La peor caída la tuvo Finlandia.

El informe de este año evalúa por primera vez a China, el mayor exportador mundial, así como a India, Singapur y Hong Kong SAR, siendo cada uno de estos últimos responsables de más del 2% de las exportaciones globales, aunque no son firmantes de la Convención de la OCDE. Sin embargo, sí son miembros de la Convención de la ONU contra la Corrupción, que también lucha contra el soborno trasnacional.

Argentina está considerada como uno de los países con “limitada implementación” de la Convención. En el período comprendido entre 2014-2017, sólo se han iniciado nueve investigaciones preliminares. Si bien la sanción de la Ley de Responsabilidad Penal de Personas Jurídicas se considera un gran avance, ésta no impone responsabilidad por corrupción relacionada con la falsificación contable, y mantiene un conjunto diferente de reglas relativas a la responsabilidad corporativa por lavado de dinero.

“Es inaceptable que tanto comercio mundial sea susceptible de padecer corrupción sin que haya consecuencias”, declaró Delia Ferreira Rubio, presidenta de Transparency International. “Los gobiernos se comprometieron a implementar y hacer cumplir la legislación contra el soborno a servidores públicos extranjeros en las convenciones de la OCDE y de la ONU. A día de hoy, muchos de ellos siguen sin investigar importantes casos de gran corrupción que involucran a empresas estatales y a políticos de alto nivel. Estos casos tienen un efecto especialmente dañino y, son, además, los ciudadanos  los que más sufren sus consecuencias”.

La Convención de la OCDE exige que los países firmantes castiguen el soborno a servidores públicos extranjeros y que implementen medidas al respecto. Transparency International analizó el cumplimiento en los países usando información pública de los últimos cuatro años relativa a su cuota de exportación global y creó una tabla con cuatro categorías: Cumplimiento activo, moderado, limitado y escaso o nulo. Los países analizados constituyen más del 80% de las exportaciones mundiales.

Para acceder al informe completo (en Inglés) hacé click aquí

Para acceder al informe sobre Argentina (castellano) hacé click aquí