• Se conformó un grupo de trabajo de TI en 13 países latinoamericanos para identificar riesgos en contrataciones públicas y mitigarlos.
  • Se presentaron propuestas para mitigar el riesgo de opacidad, contratos ocultos, sobreprecios, falta de competencia y colusión, entre otros.
  • TI hace un llamado al sector privado para evitar prácticas que afecten el abastecimiento de los bienes y servicios necesarios para enfrentar la emergencia sanitaria.

 

Marzo 26, 2020.- Frente a la crisis sanitaria producto de la pandemia de virus COVID-19 se vuelve más urgente asegurar que las compras y contrataciones directas de los estados no sean desviadas por la corrupción y el oportunismo sino que cumplan los objetivos de aliviar los impactos en la salud de los ciudadanos y las economías locales de forma íntegra. Un grupo de trabajo integrado por 13 capítulos latinoamericanos de Transparencia Internacional presentó esta mañana un análisis sobre los riesgos de corrupción y estrategias preventivas con recomendaciones para el sector público y privado.

Es esencial que la transparencia, la apertura y la integridad se mantengan y refuercen las compras y contrataciones públicas durante la emergencia declarada en nuestros países. El análisis «Integridad ante la emergencia: recomendaciones para la integridad de las compras y contrataciones públicas» detecta cinco líneas estratégicas:

  • máxima apertura en la información (incluidos datos abiertos) con una visión integral de las contrataciones públicas (de la planeación hasta la entrega del bien),
  • activación de mecanismos pro-competencia,
  • fiscalización en tiempo real,
  • identificación plena de los recursos utilizados y su destino en un solo sitio, y
  • amplia rendición de cuentas públicas sobre los recursos utilizados y su destino.

Los riesgos de captura de recursos por grupos de interés económicos y la administración desigual de las ayudas directas puede resultar en afectaciones graves a la salud pública de la región. Es falso que la transparencia retrasa la entrega de bienes y servicios. Antes bien, la experiencia de América Latina demuestra que lo que realmente compromete la entrega de los bienes necesarios para atender las necesidades de la población es la opacidad y la corrupción.

Líneas estratégicas para que los gobiernos compren bien en tiempos de emergencia sanitaria

  • Máxima publicidad en la información sobre compras gubernamentales vinculadas con la emergencia.
  • Activación de las agencias nacionales antimonopolio para evitar colusión entre actores económicos o prácticas que resulten en la especulación de los precios.
  • Activar auditorías en tiempo real para los procesos de contratación pública, precisamente por la naturaleza excepcional de la situación y la magnitud de la emergencia.
  • Concentración en una sola plataforma de toda la información relativa a las contrataciones gubernamentales en este tema o generando identificadores en las plataformas electrónicas de contratación pública.
  • La emergencia no es justificación para evitar una apropiada rendición de cuentas.

La transparencia y la integridad salvan vidas

El llamado a la transparencia en las compras y contrataciones públicas es la solución para prevenir que su mal uso cueste vidas innecesariamente y es la prevención para actuaciones delictivas. La emergencia no puede ser la excusa para la transparencia.

Leer el informe completo.