Transparency International (TI) publicó su informe “Corrupción Global 2008: La Corrupción en el Sector del Agua”, que fue dado a conocer localmente por Poder Ciudadano, capítulo argentino de TI. El documento señala la existencia de sobornos en la distribución de agua, el saqueo de fondos destinados a su irrigación y a su utilización como fuente de energía eléctrica, el encubrimiento de la polución industrial en ríos y la manipulación de los controles.

Este Informe Global de la Corrupción (IGC), publicación que elabora anualmente TI, y que cuenta con el aporte de Poder Ciudadano, presenta un análisis en profundidad del tema clave de la corrupción.

El documento de TI menciona un informe de la Auditoría General de la Nación (AGN), que indica que, desde julio de 2004, la empresa responsable de proveer el servicio de agua en el país no mantenía la calidad adecuada de agua y no realizó inversiones significativas, a pesar de la obligación estipulada en el contrato.

Este reporte también destacó lo ineficaz que fueron las penalidades impuestas a la compañía. Así, por ejemplo, ante la falta de cumplimiento de la empresa de invertir 2,5 millones de dólares en un plan de tratamiento en el sudeste del país -un compromiso asumido en 2001-, la multa que se le impuso fue sólo de 8.740 dólares, menos del 1% de la inversión programada.
Además, se detectó que durante los seis años del contrato, los niveles de nitrato y cromo en la red del agua fueron excesivos, mientras que durante cuatro años consecutivos, varios estudios detectaron un aumento en el número de los pozos de agua que contenían arsénico. En 2003, la compañía transportaba al Río de la Plata el agua residual o contaminada, producto de la utilización de 5,7 millones de habitantes, y sólo trababa el 12% de los residuos de esa agua.