En esta sección semanal destacamos las noticias que no son tapa de los diarios y que muchas veces pasan desapercibidas dentro de la vorágine informativa de los medios. Van acompañadas por un breve comentario de miembros de nuestro staff. Los comentarios publicados reflejan las opiniones personales de los miembros del staff y son responsabilidad de quienes los firman.

La Justicia dispuso que todos podrán votar en octubre (Perfil)

La Cámara Nacional Electoral afirmó hoy que los ciudadanos que no votaron en las elecciones primarias del domingo pasado podrán hacerlo en los comicios del 23 de octubre, hayan justificado o no su inasistencia, contradiciendo una resolución emitida por la Dra. Servini de Cubría la semana previa a las primarias.

La resolución de la Jueza Servini de Cubría no encontraba sustento legal en ningún artículo del Código Nacional Electoral, que prevé como sanción para la no emisión del voto multas y la prohibición de desempeñar funciones o empleos públicos durante tres años. Tampoco tenía asidero en otra normativa vigente y atentaba con el efectivo ejercicio de un derecho político esencial como como lo es el sufragio.

Si bien era esperable que la Cámara Nacional dictaminara en este sentido, resultan preocupantes las contradicciones entre la justicia electoral, que llevan a la confusión de los votantes en general, y de las autoridades de mesa en particular.  Estas últimas son las que detentan el poder en cada mesa el día de la elección y la incertidumbre acerca de las reglas que deben seguirse en el proceso electoral no hace más que entorpecer el correcto desarrollo de los comicios.

Rosario Pavese, Instituciones Políticas y Gobierno.-

Catamarca: Aprueban la ley de acceso a información publica (Noti 1 -Catamarca)

La nueva norma provincial esperaba la aprobación por parte de la Cámara de Senadores desde el 2005. Establece qué pasos seguir para pedir, consultar y recibir información en la provincia de Catamarca. Si bien el acceso a la información pública es un derecho establecido por la Constitución Nacional, tratados y declaraciones internacionales, el carácter federal de nuestro país deja lugar para que las provincias sancionen sus propias leyes respecto al acceso de datos públicos.
Garantizar libre acceso a la información pública por medio de una norma, significa establecer mecanismos claros y precisos para la real participación ciudadana en asuntos de interés público, ineludible requisito para un verdadero control de los funcionarios. Sin acceso a información pública veraz y completa, no hay lugar para la libertad de expresión ni verdadero sistema representativo.
Desde 2002, luego de la grave crisis institucional argentina, distintas asociaciones de la sociedad civil, incluida Poder Ciudadano, se comprometieron a trabajar en proyectos legislativos para la sanción de una ley nacional de acceso a la información pública, la cual todavia es una deuda por parte del Congreso Nacional.
Para más información sobre la campaña por una ley nacional de acceso a la información pública: http://www.saberesunderecho.org

Soledad Sassani, voluntaria Comunicación.-

La agenda femenina tiene banca (La Nación)

La noticia que comento hoy no salió en un medio desconocido o en un lugar poco destacado. Comento una publicación de la sección Enfoques de La Nación, que seguramente no pasó desapercibida para muchos de los lectores de la web de Poder Ciudadano. Aún así, es una oportunidad interesante para reflexionar brevemente sobre el objeto central del artículo: La ley de cupo femenino en el congreso 20 años después.
La propuesta es buena y el análisis interesante. La nota refleja el peso que ha adquirido la perspectiva de la mujer en la dinámica parlamentaria. Leídas desde el balance de hoy –altamente favorable- muchas de las críticas que en su momento se alzaron contra la política de cupo fenenino sonarían absurdas. Las políticas activas para rebalancear una desigualdad que es producto de las condiciones sociales, aparecen plenamente justificadas por sus resultados. Eso constituye una buena oportunidad para ir por más y pensar que de qué otras maneras se puede asegurar mayor participación de la mujer en nuevos espacios (los boards de las empresas, las cúspides de los estudios jurídicos o la jerarquía de las instituciones eclesiásticas, solo por arrojar al aire tres ejemplos) y la de distintos grupos de pertenencia cultural en el propio parlamento. Mas allá de esto, sería bueno liberarnos por completo de un presupuesto que parece, aunque tenuemente, atravesar la nota. La tendencia a asumir una aparente identidad entre la agenda de las mujeres en el parlamento y la agenda de género.

Si el cupo tiene un sentido, es que la perspectiva femenina atraviese todos los temas que formen parte del debate público. A la vez, a estas alturas, la agenda de género debería tener muchos, muchísimos abanderados del colectivo masculino. Por supuesto, la instalación y discusión madura de temas como la despenalización del aborto o la lucha contra la violencia de género son difíciles de concebir sin la sensibilidad femenina representada como voz en el ámbito del congreso. Pero debería ser natural asumir esos temas como asuntos a solucionar por todo universo progresista y no, tan simplemente, como un problema de las mujeres del que se están ocupando las mujeres.
Diego Martínez, Director de Justicia.-

A la Biblioteca Córdoba le queda el 30% de su edificio (La Voz del interior)

Resulta increíble  el escaso valor que se les da a las bibliotecas como máximo ámbito de la cultura. Es lo que sucede con la Biblioteca Córdoba que tiene la tarea de  preservar un lote 50 mil volúmenes, revistas y catálogos y mantiene la  aspiración de  atraer más público a sus salones de lectura. Cuenta con un promedio de entre 500 a 600 lectores frecuentes y aspiran a lograr un mayor número de concurrentes asiduos. De los 700 metros cuadrados sólo dispone  actualmente del 30% ya que se fueron instalando difrentes oficinas públicas, una suerte de “casa tomada” como bien dice la nota, remedando a Cotázar, y quienes tienen poder de decisión poco hacen para revertir esta situación. El edificio  debería ser un patrimonio histórico y  lo es, pero  paradójicamente  el exiguo presupuesto con el que se cuenta, no parece suficiente para su conservación. A días de cumplir 100 años de su creación por ley, habrá festejos gracias a sus empleados que se ocupan de remozar sus instalaciones. Las bibliotecas  son la base  de la cultura y su preservación es insdiscutible. Imaginemos  por un instante, qué sentiría Borges cuando en su Poema de los dones dice aludiendo a su ceguera:

Nadie rebaje a lágrima o reproche esta declaración de la maestría de Dios, que con magnífica ironía me dio a la vez los libros y la noche

Seguramente, la tristeza  contenida  en el texto que sigue:

Lento en mi sombra, la penumbra hueca exploro con el báculo indeciso, yo, que me figuraba el Paraíso bajo la especie de una biblioteca.

Sólo se trata entonces de recuperar el paraíso borgiano para la Biblioteca Córdoba. Ojalá ocurra

María Batch, Construcción de Ciudadanía.-