En esta sección semanal destacamos las noticias que no son tapa de los diarios y que muchas veces pasan desapercibidas dentro de la vorágine informativa de los medios. Van acompañadas por un breve comentario de miembros de nuestro staff. Los comentarios publicados reflejan las opiniones personales de los miembros del staff y son responsabilidad de quienes los firman.

Estofán pide cambios en el sistema de acoples (La Gaceta, Tucumán)

El sistema electoral vigente en Tucumán desde 2006, cuando se reformó la Constitución provincial, habilita a las fuerzas políticas a presentar sus propias listas de candidatos a cargos legislativos adheridas a las nóminas de postulantes a cargos ejecutivos de otros partidos. Las elecciones provinciales del 28 de Agosto fueron el marco en el cual se puso en práctica por segunda vez este sistema de “acoples”, tan cuestionado desde siempre por la oposición y ahora también por el oficialismo. Y es que, a pesar de verse claramente beneficiado (el candidato kirchnerista lleva acopladas 87 listas provinciales o municipales), el propio partido de gobierno tuvo que reconocer que el sistema generó graves problemas operativos.

Es de esperar que este reconocimiento sea el primer paso en un proceso de reforma del sistema electoral hacia uno más transparente. Pero tras las declaraciones del Gobernador acerca de que la reforma “es un tema que no está en la agenda de la gente”, pareciera que el Jardín de la República está lejos de avanzar en ese sentido, a pesar del persistente reclamo de la oposición por adoptar el sistema de boleta única.

Mercedes Spataro, Instituciones Políticas y Gobierno.

El Pollo Sobrero volvió a las vías (Página 12)

Resulta interesante en este caso llevar luz sobre el magistrado que tiene a cargo la causa, sin pretender hacer un juicio sobre sus cualidades profesionales o académicas, sino sobre el mecanismo en que llegó a su cargo, porque ello puede llevar a entender muchas de las cosas que sucedieron en la causa.

Nuestra Constitución dispone que los jueces deben ser nombrados por el poder ejecutivo con acuerdo del senado, y que deben surgir de una terna formada por el Consejo de la Magistratura y una vez nombrados no pueden ser removidos de su cargo. Estamos entonces frente a un sistema que, pese a tener muchos defectos, tiene como fin la participación en diferente grado de todos los poderes en la designación de jueces.

Si bien la constitución dispone ese sistema de designación, existen otros mecanismos para designar jueces subrogantes o provisorios que carecen de estabilidad en sus cargos, y que hace que los magistrados puedan sufrir presiones del poder fáctico o político, viéndose afectada la correcta administración de justicia. El magistrado que tiene a su cargo la causa en la que está imputado Sobrero es subrogante.

La búsqueda de soluciones a esta problemática excede las posibilidades de análisis de estas líneas, pero ello no quita que se pueda destacar la necesidad de que avancen los concursos que tramitan ante el Consejo de la Magistratura, como así también que la designación de jueces subrogantes sea excepcional y por un lapso breve de tiempo.

Nicolás Vargas, área de Justicia

Nobel de la Paz para tres luchadoras de los derechos de las mujeres (La Capital, Rosario)

Este viernes se informó el reconocimiento para Ellen Johnson-Sirleaf (72), presidenta de Liberia; Leymah Gbowee (39), coordinadora del programa para la Construcción de la Paz, fundadora del grupo Mujeres de la Acción Masiva de Liberia por la Paz, e importante actora en el proceso que terminó con 14 años de guerra civil en Liberia, en 2003; y la periodista yemení Tawakkul Karman (32), presidenta de la asociación “Periodistas sin cadenas”, involucrada en el proceso social y político de reformas en los países árabes.

Para la premiación, se destacó “la lucha pacífica por la seguridad de las mujeres y por el derecho de las mujeres a participar íntegramente en la obtención de la paz”. “Hemos enviado una señal importante de que no puede haber democracia ni desarrollo pacífico sin la inclusión de las mujeres”, agregaron desde el Comité del Nobel.

Este premio Nobel es un paso más para generar conciencia y avanzar hacia una democracia sin discriminaciones. Es una buena oportunidad para pensar y observar cómo en nuestro país se tratan los derechos de la mujer, ya sean políticos, reproductivos, o sexuales, y para tener presente los problemas de violencia de género.

Christian Veronelli, voluntario del Centro de Asistencia Legal.-