A partir de la investigación periodística que denuncia que Gustavo Arribas, titular de la Agencia Federal de Inteligencia, habría recibido de un operador de la empresa Oderbrech, transferencias a su cuenta bancaria por un monto cercano a los 600 mil dólares, Poder Ciudadano pide que el Poder Ejecutivo Nacional aparte del cargo al funcionario mientras dure la investigación.

Oderbrech es una de las empresas implicadas en los casos de corrupción por obras públicas en Brasil (Lava Jato), y su colaboración con la justicia reveló que la red de corrupción se extendió a diversos países de Latinoamérica. Las transferencias que devela el periodista Hugo Alconada Mon, habrían comenzado en septiembre de 2013, un día después en que fue adjudicado a Oderbrech e Iecsa, el contrato para el soterramiento del tren Sarmiento.

La investigación periodística surge de la colaboración (por el mecanismo de delación premiada) con la justicia brasilera, del condenado por el caso Lava Jato, Leonardo Meirelles, quien aportó datos sobre cerca de 4 mil operaciones cambiarias destinadas al pago de coimas, el lavado, y la evasión para Oderbrech y otras empresas.

Desde Poder Ciudadano consideramos que el Jefe del organismo de inteligencia debe ser apartado de su cargo, dada la naturaleza de sus funciones. El titular de la AFI podría entorpecer la investigación, utilizando cualquiera de las herramientas que un servicio de inteligencia tiene a su disposición.