Reporte OCDE sobre Soborno Transnacional: Argentina entre los 20 países exportadores que incumplen obligaciones del derecho internacional

Berlín, 20 de Agosto 2015,

De los 41 países que son parte en la Convención de la OCDE para Combatir el Soborno, 22 no han investigado ni juzgado ningún caso de soborno en el extranjero en los últimos cuatro años, y han incumplido así su obligación de combatir el soborno transnacional. Según el informe, la Argentina se encuentra, junto a Brasil y Chile, dentro del pelotón de los países cuya consideración respecto de la implementación de medidas fue considerada escasa o nula.

Transcurridos 16 años desde que entró en vigor la Convención, el Informe de Avance de 2015 muestra que solamente 4 de los 41 países signatarios investigan y juzgan activamente a empresas que sobornan a funcionarios extranjeros para conseguir la adjudicación de contratos o incrementar artificialmente su valor, o para obtener licencias y concesiones. Seis países han quedado clasificados en la categoría de aplicación moderada, mientras que en otros nueve se determinó que la implementación era limitada. Los demás 20 países están haciendo esfuerzos mínimos o nulos para asegurar que sus empresas no propaguen la corrupción en todo el mundo, y en dos países no se pudieron obtener mediciones.

Sin embargo, en esta edición del informe se pueden encontrar algunas señales alentadoras. Según señala hoy la organización anticorrupción Transparency International en su 11avo informe anual que evalúa los avances en la aplicación de la Convención de la OCDE, cuatro países han mejorado sus medidas de aplicación y solamente un país mostró retrocesos.

“Al suscribir la Convención, los gobiernos se comprometen a investigar y juzgar la corrupción transnacional, pero a pesar de ello casi la mitad de los gobiernos signatarios no lo están haciendo indicó el Presidente de Transparency International José Ugaz. “La OCDE debe asegurar que haya consecuencias concretas ante un desempeño tan exiguo. La violación de las obligaciones de derecho internacional de combatir la corrupción transnacional no puede ser tolerada”.

Los 20 países con nivel de aplicación mínimo o nulo representan el 20,4 por ciento de las exportaciones mundiales. Estos países no están investigando ni juzgando casos de soborno transnacional debido a falta de voluntad política y a que no se asignan recursos suficientes a medidas de cumplimiento e investigaciones. En 12 países parte de la Convención, incluidas algunas democracias establecidas, la influencia política o el riesgo de esta obstaculiza la labor del sistema de justicia penal.

Las sanciones insuficientes previstas por la legislación o aplicadas en la práctica para disuadir el soborno transnacional también debilitan las acciones de cumplimiento en 21 países. El Informe de la OCDE sobre Cohecho Internacional, publicado en diciembre de 2014 por la entidad, indica que en apenas 17 de los 41 países se aplicaron sanciones significativas. En Rusia, las reformas al código penal efectuadas en 2015 rebajaron las penas previstas para el ofrecimiento o la aceptación de sobornos, incluidos los casos en que están involucrados funcionarios extranjeros.

Los cuatro países con mayor nivel de aplicación (Alemania, Suiza, el Reino Unido y Estados Unidos) concluyeron 215 casos e iniciaron 59 casos nuevos entre 2011 y 2014. Los otros 35 países completaron 30 e iniciaron 63. En 20 países no se han iniciado acciones penales en ningún caso de corrupción transnacional a gran escala en el cual hayan estado implicadas empresas durante los últimos cuatro años.

Con respecto al Informe de Avance de 2014, Noruega ha registrado mejoras que la ubican en la categoría de “Aplicación Moderada”, dejando atrás la clasificación de “Aplicación Limitada”. Grecia, los Países Bajos y Corea del Sur han mejorado y muestran ahora una “Aplicación Limitada”, mientras

que antes tenían “Aplicación Mínima o Nula”. Argentina es el único país que ha mostrado un retroceso, y se desplazó de “Aplicación Limitada” a “Aplicación Mínima o Nula”.

Seis de los países del G20 se ubican en la categoría correspondiente a un nivel de “Aplicación Mínima o Nula”, lo cual implica que no están cumpliendo los objetivos estipulados en el Plan de Acción Contra la Corrupción para 2015-2016 del G20.

En el caso de Argentina, se considera que no hubo avances durante el 2014. Entre otras cuestiones, el informe sostiene que “no dispone de una unidad u oficina nacional centralizada que se encargue de investigar y enjuiciar los casos de soborno transnacional cometidos por empresas argentinas en el extranjero. Los organismos encargados de velar por el cumplimiento de la ley, con experiencia en la investigación y procesamiento de casos nacionales de corrupción, no participan en el enjuiciamiento de delitos de soborno transnacional. El nivel de coordinación y supervisión dedicado a estos casos es insatisfactorio, ya que no existen bases de datos para centralizar la información y no se dispone de estadísticas sobre soborno transnacional a nivel federal o provincial”.

Para mejorar el nivel de implementación de medidas contra el soborno transnacional en aquellos países que son parte en la Convención de la OCDE que generan casi dos tercios de las exportaciones mundiales, es indispensable que la sociedad civil y el sector privado pongan en marcha programas nacionales que aborden las falencias de sus gobiernos.

Transparency International es la organización de la sociedad civil que lidera la lucha contra la corrupción.

El Informe completo se encuentra disponible para descargar en: http://poderciudadano.org/sitio/wp-content/uploads/2015/08/Exportar_Corrupcion_Reporte_2015_-TI.pdf

Informe analítico sobre los países Iberoamericanos, descargar en: http://poderciudadano.org/sitio/wp-content/uploads/2015/08/Informes-de-los-paises-iberoamericanos-1.pdf

Mapa Interactivo con los resultados en : http://www.transparency.org/exporting_corruption/