3 de septiembre, 2014.

Esta semana la Oficina Anticorrupción publicó las Declaraciones Juradas de los funcionarios del Poder Ejecutivo. El plazo de presentación de las mismas por parte de los funcionarios había vencido el día 30 de mayo de este año, sin embargo su publicación se demoraba.

Si bien la publicación en internet es un avance, el acceso a la información en esta materia se vio seriamente restringido con la reforma de la Ley de Ética en el Ejercicio de la Función Pública, mediante la Ley Nº 26.857. Previo a la reforma, el art 6 establecía un detalle minucioso acerca de la información que debía contener, tanto respecto de los bienes propios del funcionario público, de su cónyuge, los bienes que integraran la sociedad conyugal, los del conviviente, como la de sus hijos menores de edad en el país y en el extranjero. La Ley 26.857, modifica esto y establece que las declaraciones juradas serán iguales a las que se presentan ante la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) levantándose el secreto fiscal para estos casos (funcionarios públicos). Es decir que tienen la misma obligación que cualquier contribuyente.

El problema radica en que ahora únicamente tendremos acceso a un formulario que muestra el monto total de cada categoría, pero que no refleja cómo se encuentra compuesta la misma.  Esto representa un grave retroceso  ya que a partir de la modificación de la normativa, la ciudadana tiene menos acceso para ejercer un control adecuado de la evolución patrimonial de los funcionarios públicos, como así también de sus cónyuges e hijos menores, y de evaluar posibles incompatibilidades y conflictos de intereses.

Además, la normativa eliminó la creación de una Comisión de Ética Pública, organismo que debía funcionar como un órgano independiente con autonomía funcional en garantía del cumplimiento de la ley, y que nunca fue creada de hecho.

Elaboramos un informe acerca de esta problemática, al que podrás acceder aquí