Nuevo índice también revela que la mitad de los países no publica su presupuesto de defensa, o proporciona sólo información limitada.

 

 

Buenos Aires, 29 de Enero de 2013.- De acuerdo al nuevo índice realizado por el Programa de Defensa y Seguridad de Transparencia Internacional—el primero de su tipo— que mide cómo los gobiernos previenen y combaten la corrupción en la defensa, el 70 por ciento de los países dejan la puerta abierta a despilfarros y amenazas de seguridad al carecer de las herramientas para prevenir la corrupción en el sector de la defensa. Dos tercios de los mayores importadores de armamento y la mitad de los principales exportadores de armas en el mundo están dentro de aquellos con controles precarios.

Según este índice, Alemania y Australia son los únicos países que tienen fuertes mecanismos anticorrupción, contando con medidas como un sólido monitoreo parlamentario de las políticas de defensa. Nueve países—Argelia, Angola, Camerún, la República Democrática del Congo, Egipto, Eritrea, Libia, Siria y Yemen—están en riesgo crítico de corrupción, al no tener medidas de seguridad como los controles a la hora de rendir cuenta de sus actos, lo que hace prácticamente imposible la institucionalización de los mecanismos anticorrupción.

El Índice de Anticorrupción de Gobiernos y Defensa (Government Defence Anti-Corruption Index) analiza lo que hacen 82 países para reducir el riesgo de corrupción. Estos países equivalen al 94 por ciento del gasto militar global del 2011, lo que equivale a 1.6 trillones de dólares. Los países se clasifican en zonas que van desde riesgo muy bajo (A) hasta riesgo crítico (F), de acuerdo a una detallada evaluación compuesta de 77 indicadores que cubren cinco áreas de prominente riesgo en el sector: políticas, finanzas, personal, operaciones y adquisiciones.

“La corrupción en el sector de la defensa es peligrosa, además de ser  un despilfarro, y el costo es pagado por los ciudadanos, los soldados, las empresas y los gobiernos. Sin embargo, la mayoría de los gobiernos hacen muy poco para prevenirla, creando muchas oportunidades para esconder la corrupción del escrutinio público y despilfarrar dinero que podría ser mejor gastado” explica Mark Pyman, el Director del Programa de Defensa y Seguridad de Transparencia Internacional.

Transparencia Internacional insta a los gobiernos a abrir más este sector que, tradicionalmente, es tan secreto y que implica enormes contratos públicos. Los establecimientos de defensa deben mejorar el acceso de los ciudadanos a la información pública sobre presupuestos de defensa y adquisiciones. Los legisladores deben ejercer un mayor control y monitoreo del sector, teniendo acceso y las herramientas necesarias para reducir la corrupción.

Transparencia Internacional estima que el costo global de la corrupción en el sector de la defensa es de 20 billones de dólares como mínimo, basándose en datos del Banco Mundial y el Instituto Internacional para la Investigación de la Paz (SIPRI, por su nombre en inglés). Esta cifra equivale a la suma total prometida por el G8 para paliar la hambruna a nivel mundial.

Los políticos monitorean poco. Los ciudadanos se mantienen en la oscuridad.

Este Índice muestra que sólo un 15 por ciento de los gobiernos evaluados cuenta con un monitoreo exhaustivo, responsable y efectivo de sus políticas de defensa. En un 45 por ciento de los países hay poco o nulo monitoreo de políticas de defensa, y en la mitad de las naciones la evidencia de escrutinio de adquisiciones de defensa es mínima.

Este estudio también revela que los ciudadanos frecuentemente tienen negado el acceso a información básica sobre el sector de la defensa. Los presupuestos de defensa de la mitad de los países carecen completamente de transparencia, o sólo incluyen información muy limitada o agregada. En un 70 por ciento de los países, los ciudadanos no tienen acceso a una simple indicación como cuánto dinero se destina a gastos reservados.

 

Según el Dr. Oliver Cover, autor principal de este estudio, “este Índice muestra inequívocamente que existe un gran riesgo de corrupción en este sector. Es un shock que en algunas áreas éste sea entendido de manera tan precaria, como sucede en las situaciones de conflicto en donde la corrupción puede incrustarse de manera profunda. Nuestro Índice ayudará a todos a entender y a abordar estos riesgos. Los gobiernos deben limpiar este sector, y nuestro estudio les dará soluciones prácticas para lograr transparencia. Haciendo esto salvarán las vidas de tropas y ciudadanos—y los gobiernos se ahorrarán miles de dólares”.

 

 

Notas a  los editores

 

  1. 1.Este índice es el hermano del Índice Anticorrupción de Compañías de Defensa, que fue lanzado el 4 de Octubre del 2012 y que evaluó 129 compañías de defensa en su capacidad de abordar la corrupción.

 

  1. 2.Visite http://government.defenceindex.org para acceder a las evaluaciones de los 82 países que forman parte de este estudio, las que en conjunto suman más de un millón de palabras.

 

  1. 3.El Programa de Defensa y Seguridad de Transparencia Internacional Reino Unido ayuda a construir integridad y reducir la corrupción en establecimientos de defensa y seguridad alrededor del mundo a través del apoyo a reformas para paliar la corrupción en países, mejorar la integridad en la transferencia de armamentos, e influenciar políticas sobre defensa y seguridad. Para lograr esto, el programa trabaja junto con gobiernos, empresas de defensa, organizaciones multilaterales y con la sociedad civil organizada. El programa es liderado por Transparencia Internacional Reino Unido en nombre del movimiento global de Transparencia Internacional. Para mayor información sobre el programa por favor  visite www.ti-defence.org.

 

ANEXO: RESULTADOS GLOBALES


Este Índice clasifica a los países de acuerdo a su nivel de riesgo de corrupción. El riesgo de corrupción está determinado por el daño y el alcance de su ocurrencia, y también por la frecuencia con que los ciudadanos la enfrentan.

BANDA A – Riesgo muy bajo (2 PAÍSES): Australia, Alemania

BANDA BRiesgo bajo (7 PAÍSES): Austria, Noruega, Corea del Sur, Suecia, Taiwan, Reino Unido, Estados Unidos

BANDA C – Riesgo moderado (16 PAÍSES): Argentina, Brasil, Bulgaria, Chile, Colombia, Croacia, República Checa, Francia, Grecia, Hungrìa, Italia, Japón, Latvia, Polonia, Eslovaquia, España

BANDA D+ – Riesgo alto (15 PAÍSES): Bosnia y Herzegovina, Chipre, India, Israel, Kenia, Kuwait, El Líbano, México, Nepal, Serbia, Singapur, Sudáfrica, Tailandia, Ukrania, Emiratos Árabes Unidos

BANDA D- – Riesgo alto (15 PAÍSES) Bangladesh, Belarus, China, Etiopía, Georgia, Ghana, Jordania, Kazakhstan, Malasia, Pakistán, Palestina, Rusia, Ruanda, Tanzania, Turquía.

BANDA A – Riesgo muy bajo (2 PAÍSES): Australia, Alemania

BANDA BRiesgo bajo (7 PAÍSES): Austria, Noruega, Corea del Sur, Suecia, Taiwan, Reino Unido, Estados Unidos

BANDA C – Riesgo moderado (16 PAÍSES): Argentina, Brasil, Bulgaria, Chile, Colombia, Croacia, República Checa, Francia, Grecia, Hungrìa, Italia, Japón, Latvia, Polonia, Eslovaquia, España

BANDA D+ – Riesgo alto (15 PAÍSES): Bosnia y Herzegovina, Chipre, India, Israel, Kenia, Kuwait, El Líbano, México, Nepal, Serbia, Singapur, Sudáfrica, Tailandia, Ukrania, Emiratos Árabes Unidos

BANDA D- – Riesgo alto (15 PAÍSES) Bangladesh, Belarus, China, Etiopía, Georgia, Ghana, Jordania, Kazakhstan, Malasia, Pakistán, Palestina, Rusia, Ruanda, Tanzania, Turquía.

 Palabras clave: Un 70% de los gobiernos fracasa en su protección contra la corrupción en el sector de la defensa