El debate depende de la voluntad de los candidatos

28. 06. 2011

Buenos Aires, 28 de junio.- A menos de dos semanas de las elecciones porteñas, los votantes no sabemos aún si habrá debate entre los principales candidatos a jefe de Gobierno. Las discusiones acerca de la organización y la transmisión de los encuentros obstaculizan la posibilidad de organizar debates y, en definitiva, están privando a los ciudadanos porteños de conocer las propuestas de política de quienes aspiran a representarlos.

Poder Ciudadano y Cippec, organizaciones de la sociedad civil que trabajan para mejorar la calidad democrática, la equidad y la transparencia de los procesos políticos, vemos con preocupación la posibilidad de que en la ciudad de Buenos Aires no se realice ningún debate electoral que reúna a los tres candidatos mejor posicionados en las encuestas.

Sin embargo, todavía es posible priorizar, por encima de las objeciones de uno y otro candidato, la voluntad de continuar con una práctica que desde 2003 eleva la calidad de la política en la ciudad de Buenos Aires. Un debate en la Ciudad serviría para promover instancias similares en otras provincias y en la elección nacional de octubre.
Consideramos que existen condiciones que hacen política y técnicamente viable un debate de estas características, con garantías de imparcialidad y calidad en su organización.  Es necesario que los actores políticos  dialoguen y consensúen  las condiciones para que el electorado pueda verlos debatir.

Por otro lado, creemos fundamental insistir con la organización de un debate también en caso de haber una segunda vuelta electoral. La formación de mayorías en un ballotage requiere profundizar y ampliar los temas y las propuestas de políticas.

Para eso, y antes de la primera elección, convocamos a todos los candidatos a comprometerse a debatir en caso de competir en una segunda vuelta. Este compromiso implica que los candidatos priorizarán para esta instancia la realización del debate y llevarán a cabo las negociaciones necesarias para presentarle sus ideas al electorado en un debate organizado según las mejores prácticas internacionales.

Es imprescindible iniciar un camino para institucionalizar los debates, asegurar que se realicen y se sustraigan del cálculo electoral. Esto supone comprender que forman parte de la práctica democrática y deben superar los condicionamientos tácticos electorales o de orden político. Para eso, es necesario que instituciones educativas, organizaciones de la sociedad civil y otros referentes sociales comiencen a articular la demanda ciudadana y a proponer reglas de juego estables.

Cippec y Poder Ciudadano se ponen a disposición de los candidatos y de la ciudadanía para ayudar a construir ese espacio.

Para mayor información comunicarse con Hernán Charosky, Director Ejecutivo de Poder Ciudadano al 155 114 7200  o con Dolores Arrieta, Coordinadora de Comunicación de CIPPEC al 11 6 966 3939.